Septeto Santiaguero con el Canario

El septeto Santiaguero con el Canario

El Canario se paseó por Santiago de Cuba

oncubamagazine.com

“Siempre he querido estar en Santiago de Cuba, cantando la música santiaguera”, dijo José Alberto Justiniano y “rompió” con una singular interpretación de los temas de Los Compadres, el dúo integrado por los hermanos Reinaldo y Lorenzo Hierrezuelo, y de este último con Compay Segundo.

Justiniano –apellido que, aclara, solo usa para los cheques y las cuentas-, es un conocedor de la sonoridad hecha en esta región de la Isla y es un eterno deudor de grandes hijos de la urbe oriental. Solo atinó a decir: “Con mucho gusto” a esa invitación del Septeto Santiaguero para grabarNo quiero llanto – Tributo a Los Compadres(Canarios Music, 2014), segunda colaboración suya con estos músicos cubanos –la primera fue la interpretación de un tema en Vamos pa’ la fiesta(sello catalán Picap), que recibiera en 2013 una nominación al Grammy Latino.

Pero No quiero llanto…, como vaticinó, ganará un Grammy Latino. “Si no nos lo dan, voy a ir a comprar uno y lo voy a traer a Cuba”, dijo El Canario, conocido así en los escenarios del mundo entero por su peculiar manera de silbar el son.

Con 18 sencillos, el álbum cuenta con invitados de lujo como Oscar D’ León, Ismael Miranda, Eliades Ochoa Andy Montañez, Aymée Nuviola, Eduardo “Tiburón” Morales, Edwin Bonilla, el grupo Esencia, de Puerto Rico; la emblemática Conga de Los Hoyos, Magic Sax Quartet, el Orfeón Santiago, la Orquesta Sinfónica de Oriente y Estrellas de la Charanga, entre otros.

Y eso vino a cantar a Santiago de Cuba el dominicano. Primero sorprendió al público de la ciudad con su actuación en una tarima ubicada en los alrededores de la Casa de la Trova; y luego se “apareció” en la gala inaugural del Festival MatamoroSon, en el teatro Heredia.

Ambas presentaciones cumplieron el sueño de José Alberto, de llegarse a la tierra caliente, la del son genuino, y reverenciar a Compay Segundo, Miguelito Cuní y Benny Moré, entre otros tantos músicos cubanos que constituyen un referente en su carrera musical.

Modesto en sus respuestas a OnCuba, El Canario reconoció que en la Mayor de las Antillas hay grandes improvisadores, una vertiente que el cultiva con muchísimo éxito. “Ellos son los maestros, yo soy un alumno”, afirmó.

Aunque muchos pudieran pensar que la conexión de José Alberto con nuestros artistas inició ahora, resulta que es todo lo contrario. El artista grabo un fonograma para homenajear a Machito, a quien considera “uno de los grandes que ha dado Cuba”. A ello se suma su trabajo con Celia Cruz por muchos años, las presentaciones con orquestas de aquí en varias partes del mundo; y con músicos cubanos que residen en Estados Unidos. Recientemente grabó también con Elito Revé y el Charangón en un volumen que recoge importantes éxitos de la agrupación en los años 90 y donde El Canario interpretó La celosa, del compositor santiaguero Rodulfo Vaillant.

Siempre seguidor del son montuno y la manera de hacerlo en esta parte de la Isla, José Alberto tuvo palabras de elogio para el Septeto Santiaguero, formación musical que, estimó, suena como “un orquestón”, y reconoció la emoción, el ánimo y la chispa que le imprimen a cada una de sus creaciones.

El cantante dominicano, muy popular en la Isla por interpretar Que paren el reloj, sigue un cronograma de conciertos este fin de semana que incluye paradas en Puerto Rico, Miami y Nueva York, ciudad donde la semana próxima intervendrá también en Viva la salsa, un concierto dedicado a recordar a Cheo Feliciano, y donde estarán Willy Colón, Gilberto Santa Rosa, La India, Oscar D’ León, Tito Nieves y Javier Rosendi.

Lo esperan luego sus seguidores en República Dominicana, Colombia y Europa. El Canario no para, porque como nos ha dicho, cantar es su misión en la Tierra.

article submitted by:Eli Silvrants, Jazzconexion